ASPECTO SOCIAL Y CULTURAL

    Desde la fundación de Progreso el 1ro. de Julio de 1871 hasta 1950, la actividad social y cultural fue muy variada y promovida por las autoridades, instituciones obreras, sociedades recreativas y cuadros artísticos que hoy se denominan talleres.

En el año de 1876 a iniciativa de la sociedad denominada Prestamistas y Actores fue inaugurado el teatro DANTE, primera sala de diversiones (sector norte de la población) en que actuaron muchas compañías nacionales y extranjeras que visitaron el Estado.

Por esos mismos días nació la primera sociedad con el nombre de Casino Nacional formado por lo más visible de la juventud de aquellos tiempos y respetables caballeros. También fue fundada la primera banda de música bajo la dirección del profesor Wenceslao Encalada, que ofreció inolvidables retretas.

En 1879 se creó la primera sociedad dramática en cuyo cuadro figuraban las señoritas Hernilda Rosado, Mercedes Rosado, Patricia Fitmaurice, Víctor Pérez Vivas, Narciso Cepeda y José María Morales. Fue fundada así mismo la sociedad cultural Escuela del Porvenir, cuyos principales colaboradores fueron los Sres. Pedro Trilles, Amado Cantón y Marcos Rojas. Tomaron parte en sus velados los Sres. Federico Cejudo y Eugenio Milán.

En 1887 por el gran entusiasmo de la sociedad progreseña apareció la sociedad "La Polar" que habría de hacer época en la población. Fue un año de relieve por el movimiento social y cultural de ya que incluso vio la luz, la primera revista local denominada EL FARO que con las publicaciones que se hicieron luego como EL HORIZONTE y LA VOZ DEL PUERTO, habría de ser timbre de orgullo nuestro puerto por su información literaria y por ser vínculo de comunicación social y del pensamiento. De inmediato surgieron otros organismos literarios y artísticos entre estos LA ARMONIA que encabezaba el Sr. Alfredo Morales.

Sustituyó a EL DANTE que había tenido muy buena aceptación en la ciudad el teatro MELCHOR OCAMPO inaugurado en 1888 por el Gobernador Guillermo Palomino y el dramaturgo Don José Peón Contreras. La obra, de arquitectura colonial, se debió a la tesonera labor del Sr. José Nicoli Ortega e Hijo Quintillo. Hombres muy cultos como el poeta Javier Santa María, Antonio Cisneros Cámara y Manuel Lizama pronunciaron discursos en la inolvidable ocasión.

La primera compañía que actuó en el nuevo teatro, situado en la calle 32 entre 29 y 31, fue la del actor Figuerola con obras de Drama Nuevo, La Dama de Las Camelias y Enseñar al que no sabe, con la primera actriz Elisa Donis.

Por el escenario del Melchor Ocampo desfilaron compañías muy famosas en el mundo como la italiana Maggi y Carabías en cuyo elenco figuraba la actriz Consuelo del Valle, la dama joven Emilia del Valle, y la niña Manolita del Valle. En el presenre siglo la difusión cultural tuvo mayor incremento por el entusiasmo de los jóvenes y vocación artística de hombres y mujeres que le dieron gran impulso a las diversiones, particularmente a las veladas, conciertos y funciones de teatro. Desde el siglo pasado la UNION JUVENIL trabajó en el puerto con verdadera pasión por la actividad recreativa y cultural ofreciendo bailes, y otros eventos para mantener la alegría y la unión entre los habitantes.

En 1910 fue construido el club Polar que le dio impulso social a la población participando en los carnavales y festividades conmemorativas. Los bailes se efectuaban en la casa del Sr. Miguel G. Gutiérrez. En un concurso para designar a su reina, participaron las Sritas. Manuela Fernández del Valle, Eva Llanes y Clotilde Cantarrell.

En 1913 el puerto contaba con tres salas de espectáculos, Salón Rojo, Variedades y Pathe. En 1919 fue inaugurado el teatro Principal, actuando en su primera función consagrada la artista María Condesa. Los años veinte, la Bella Época, fueron como un sueño para Progreso por el gran número de actividades que se desarrollaban.

Tuvieron repercusión las populares retretas en el Parque Independencia, Plaza Principal, amenizados por la banda municipal que tuvo como directores a los maestros Everardo Concha, Enrique Trujeque Flores y José González. En el aspecto artístico destacaron mucho en esos años Romeo Font, Ignacio Acevedo, Rogelio Milán y María Navarro Sanabria.

Llevaron al cabo intensa actividad teatral los cuadros culturales Minerva, Euterpe y Hebe, en cuyos elencos figuraban Nidia Linares, María Luisa Rebolledo como cantante y Rita María Bauza; declamadora.

También destacaron Amirita Aragón García, con una voz arrulladora y los actores Luis Morales Medina (Yeye), Gerardo Lozano y Alvaro Zapata así como el actor cómico Nemesio Cabrera Marín.

Apoyó la labor de dichos grupos el dramaturgo progreseño Adán Nicoli Serrano, con sus obras y como apuntador. Los hermanos Nicoli Serrano llevaron al cabo intensa actividad en el aspecto artístico y literario. Fundaron una revista denominada El Faro, que impulsó el movimiento social del puerto. Las más bellas señoritas engalanaban sus páginas.

Muy memoritoria fue la labor en la organización de veladas de la maestra Mercedes Peniche Barrera y Dolores Frías Bobadilla, en las escuelas La Salve y Maniobras Marítimas y cuando Hebe que dejó grandes recuerdos en los años treinta por sus diversas representaciones. En el Hebe colaboraron con mucho entusiasmo el musicólogo Don Arturo Cosgaya y el director Don Alvaro Hernández. Entre las más aplaudidas obras representadas, se recuerdan Las Musas Latinas, Los Campesinos, Los Chicos de la Escuela, La Geisha, Don Juan Tenorio y Dale un Beso a Papá.

La lira progreseña ha vibrado con todo su romanticismo en la población por la inspiración de verdaderos amantes de la trova entre los que figuran, la Familia de Don Antonio Serrano cuyos hijos han sido intérpretes de la música yucateca; Coty Trujillo, Luis Basulto, Santiago Domínguez, Hnos. Osorio Gorocica, Antonio Castillo, Andrés Estrella, Pablo Lira, Juan Rosas, Juan Hernández, Miguel Alcocer, Miguel Alcocer Gómez, Raúl López Vera, Adolfo Cámara, Miguel Sánchez Azueta, Maximiliano León, Alonso Bolio Mendiburu, Héctor Novelo, Enrique Novelo Navarro (Coky), Felipe Domínguez, Ignacio Herrería, Jesús Vázquez, Adolfo Domínguez y su Hijo Gil, el "Chel" Campos, Miguel Medina, José Monsreal, Wilberth Paredes, René Frías, Eduardo Novelo y Rachito Villalobos, estos últimos componentes del Trío "Los Montejo". Sin olvidar desde luego a los compositores Artsenio Ancona y José Martínez Ortegón, autores de los más inspirados cantos a Progreso, y Juan Castillo, joven poeta que ha dedicado sus arpegios a exaltar las virtudes de la mujer.

La academia de música y baile han contribuido a mantener la afición por el arte; en el área de piano, órgano, violín y guitarra es muy meritoria la labor desarrollada por los maestros Manuel Gasque, Wenceslao Encalada, Severiana Pacheco, Domingo Mangas, José González, Manuel Reyes, Aida Bojórquez, Emma Betancourt, Demetrio Basto Quintal, Tesalia Ojeda, Amelia Avila Escalante, Rosa María Echalaz de Muñoz, Magda Cortés Padernilla, María Teresa Mendoza Díaz, Guadalupe y Obdulia Ayala, Miguel Concha Salazar, Ignacio Herrera, Adolfo Domínguez e hijo Gil, Elsy Maldonado de Hernández, Guadalupe Pacheco de González, Cleto Roche, Elena Nicoli Fauché y Luis Felipe Basto F.

La danza clásica fue introducida en este puerto por la pequeña Emmita Alatorre Sáenz, muerta trágicamente en la carretera a Mérida y luego siguieron la tradición en la enseñanza del baile en sus distintas formas Nilvia Leny Flores Arjona, Lolina Urcelay Gutiérrez, Guadalupe González Pacheco, Candita Morales Martínez, Nubi Sevilla de Magaña, Cosme G. Lira, Blanca Acevedo de Montero, Josefina Blanco de Bustamante, Carolina Cervantes y Pablo Martínez Gutiérrez.

Pintura, Danza, Teatro y Literatura, el Dr. Alfredo Novelo Ceballos, Nilde Pérez de Palma, María Teresa Sandoval Solís, Juanita Campos Bermúdez y Mateo Manzano Frías.

En la época del cine mudo se ofrecían románticos espectáculos en las salas Lucero, Campoamor, Pathé, Regís, Variedades y Principal. El cine sonoro se inició en el teatro Regís en los albores de la década de los treinta con una cinta protagonizada por Al Johnson. Funcionaron en Progreso los cines Progreso, Variedades, Principal y Uxmal, con un cupo total de tres mil personas. Por varios años operó en Chicxulub Puerto la sala Neptuno.

Las sociedades más destacadas han sido: Escuela del Porvenir, Nacional, Unión Juvenil, La Polar, Alpha, Trébol, Yale, Centro Español, Juventud Progreseña, Paco Club, Plataformeros, Panamericano y Casino Progreso. Fueron inolvidables los bailes ofrecidos por la Unión Juvenil y Centro Español en la época de la obertura y del lápiz y carnet.

En materia de servicio ha realizado buena labor en el puerto el Club Rotario en sus tres épocas, Club de Leones y Cámara Junior, así como los Grupos Interac, Rotarac y CEDRYC. La Mesa Redonda Panamericana ocupa un lugar destacado con actividad social y cultural.

La poesía desde los viejos tiempos, ha tenido excelentes cultores, en Don Javier Santamaría, Manuel Lizama, Ignacio Magaloni, Narciso Palma Azueta, Manuel Domingo Peraza, Carlos Peniche Barrera, Adán Nicoli Serrano, Profr. Liborio Pérez Encalada, Alonso Bolio Mendiburu, Clotilde Trujillo, Dr. Pedro Pérez Piña y María Navarro Sanabria y Rubén Frías Bobadilla y los valores más recientes, Juan Castillo Milán, Nilde Pérez de Palma, Profra. Ligia Martínez de Méndez y Elena Novelo de Gómez.

Desde fines del siglo pasado abrió su academia la maestra de pintura Rosalia López, muchos han cultivado el bello arte, entre otros el paisajista Manuel Herrera Cartaya, el dibujante y grabador, Alberto García Maldonado, el acuarelista Fernando Avila Prado, el caricaturista Carlos Dzib Urbizu y los dibujantes Ernesto Solís Puente y Miguel Frías Alonzo y los decoradores Vicente Sánchez Fajardo y Guillermo López.

En el panorama teatral ya hablamos de la escuela El Porvenir, Minerva, Euterpe y Hebe como lo más representativo, pero no debemos pasar por alto los grupos de hombres y mujeres que encabezaron entusiastas cultores del arte teatral y que mantuvieron la actividad escénica en diversas épocas, especialmente en los años veinte.

Lo más reciente en dicha manifestación ha sido la presencia del Taller de Arte Teatral a cargo de la poetisa Nilde Pérez de Palma y el Taller de Teatro Infantil con su Grupo Scherezada a cargo de Vicente Sánchez Fajardo. Este último mostró actividad tal, que realizó representaciones no solo en Progeso, sino también en Mérida y Chetumal.

Progreso ha sido cuna de periodistas valientes e idealistas; en 1885 surgió la primera revista progreseña denominada El Faro, impresa en los talleres del Sr. Manuel A. Lizama; el periódico estuvo bajo la dirección del Sr. Domingo Cantón Novelo.

Posteriormente fue editado el Orizonte, cuyo cuerpo de redacción estaba integrado por los Sres. Lizama, Antonio y Carlos R. Menéndez y colaboradores Rodolfo Menéndez, Sánchez Tirado, Lic. Santiago Irigoyen, Miguel Acevedo, Narciso Cepeda y Tomás O. Waterland.

Sucedieron a estos periódicos: La Nueva Era, bajo la dirección del Dr. Rafael Cházaro, en el siglo pasado y en el presente "La Voz del Puerto", órgano de la liga Francisco I.Madero, el portavoz de la Federación Obrera de Progreso, El Faro, de los hermanos Nicoli Serrano; Juventa, de Manuel Núñez Navarro; El Faro, de los hermanos Frías Bobadilla; Pimienta y Bombardero, revistas festivas, a cargo de Rafael Novelo Maldonado; Boletín del Club Rotario, ¡Uno...Dos!, de la Cámara Junior; Alma Porteña, Progreso, El Crepúsculo, La Voz del Puerto, Album Porteño, Puente, Album Progreseño y otras.

Numerosas escuelas, clubes e instituciones culturales sostuvieron la tradición literaria de este puerto publicando sus órganos informativos para dar a conocer actividades del puerto e impulsar la cultura y el ambiente recreativo local.

Además de las personas ya mencionadas que fueron los decanos del periodismo en esta ciudad, figuran los Sres. Sixto Frías Bobadilla, decano de los reporteros en Yucatán, Adán Nicoli Serrano, Samuel Espadas Centeno, poesía; Dr. Iván Pérez Solís, Poesía y Ensayos Periodísticos; Miguel Rosado Castillo, Historiador; Juan Aragón Osorio y Manuel Núñez Navarro, Literatura; Rómulo S. Aguilar, Historia.

En el aspecto editorial, El Faro, de los Sres. Frías Bobadilla, se ha mantenido dando a luz obras importantes relacionadas con la historia de Progreso, humorismo, poesía y monografías.

En oratoria y declamación debemos mencionar a verdaderos exponentes como el Dr. Pedro Pérez Piña, Profr. Liborio Pérez Encalada, Rogelio Milán Heredia, Profr. Faustino Cardeña Méndez, Rita María Bauzá, Jorge Alférez Narváez, Profr. Carlos Molas Gamboa y un hombre, que sin ser de Progreso, envolvió al puerto con las sedas de su fina oratoria: El Dr. José María Esquivel; también vivió muchos años en Progrreso, demostrando excelentes facultades para el arte del buen decir, El Profr. Miguel Serrano Escalante.

Además de los aspectos antes mencionados acerca del desarrollo del Puerto, queremos hacer un énfasis en el aspecto cultural.